sábado, 14 de julio de 2012

Monterrey

Se acuerdan en lo que subí de Puebla, que les dije que conocí a unas tías en un festejo de mi abuelita en Nuevo León? Una incluso más chica que yo, y que con ellas me quedé cuando fui a Puebla?,  si no se acuerdan pues léanlo, está ahí empezando la reseña. Esto es importante porque precisamente fui a Monterrey a una comida familiar con más de 120 tíos, tías, primos, primas, y hasta sobrinos creo, que tampoooco conocía (mi familia es un poco grande). Esta fue la razón principal por la que me aventuré a rumbos regios.

Ahora bien, les platico cómo me fue en mis 4 días que anduve ahí.

Hasta la fecha no me ha tocado pagar hotel u hospedaje alguno, esto se ha convertido en una súper ventaja para administrarme mejor.

¿Dónde me quedé esta vez?

Decidí pegármele a mi tío (a él sí lo conocía), pues también iba a volar de Tijuana a Mty, y le pedí permiso de quedarme donde él se iba a quedar. Después de unas llamadas y escuchar el "claro que sí, no hay problema", me emocioné y ahi vamos los 2 a casa de un tío que tampoco conocía yo. Ambos, mi tío y su esposa, me recibieron increíble, y me sentí bienvenido.

Total!, más noche ese mismo día conocí a mi primo de 27 (edad de mi hermano), y después de una rica cena, a dormir.

Día 2, Viernes

Este fue buen día. Al despertar conocí a mi prima de 25 (edad de mi hermana), y decidimos ponernos ropa deportiva (bueno, yo unos shorts nada más jaja), e ir a Chipinque, una montaña en donde mucha gente va a caminar, andar en bici, explorar, etc... Y aunque este tipo de planes me encantan, no sabía qué esperar.

Llegamos, y comenzamos a subir por una vereda, platicando de los animalitos, de la vida, del amor, y de todo un poco, conociendo a la prima desconocida, y ella al primo de Tijuana.



Claro que entre la plática salió el tema de los osos, y que precisamente en Chipinque había varios, en su estado 100% natural, pero que a ella nunca le había tocado ver uno.

Casualmente, nos tocó ver a una osa con sus 2 osesnos, a menos de 14.3 m de distancia. Esto estuvo increíble pues no te la crees, y además si te atontas, te come, así que aguas con el osito.




Después de unos 13 minutos de estar viendo a la osa esculcando la basura en busca de comida, decidimos continuar. Llegamos a un "gimnasio" gratis en medio de la naturaleza, en donde hay barras, barras y más barras, para hacer el ejercicio que quieras después de haber subido una gran vereda (insistía que en Tijuana debería haber algo así), y después de unos minutos, decidimos comenzar a bajar.



Bajamos, y mi prima me abandonó un rato dejándome en el club donde están inscritos, mientras ella iba a arreglar algo con su novio, y ahí anduve como 1 hora sufriendo en la alberquita, hasta que ella llegó, y después de una rica michelada, volvíamos a casa de mis tíos.



Chipinque estuvo increíble, pero la nochesita también estuvo agusto. Salí con mi primo el de 27, y fuimos a un baresito, y más tarde a una despedida de no sé quién, pero nos trataron bien con comidita gratis y ricos chocolatitos. Conocí gente muy chistosa, así que estuvo bien!, pero eso sí, nada como Tijuana de baresitos en cuanto a precios, $35 una media, y no venden tarro, entonces mal ahi Monterrey!.

Día 3, Sábado, comida familiar de los Williams (mi familia de parte de mi padre)

Les voy a hacer un resumensito:

- Llegué a la comida
- Una tía me presentó con todos! (me acuerdo como de 4 nombres)
- Me senté con los primos "de la edad", desde 15 hasta 27, comiendo taquitos
- Escucho mi nombre en el micrófono
- Me presento ante todos (el sobrino/primo/nieto que nadie conocía)
- Me ven cantando la rola Volaris  acapella frente a todos
- Chelas
- Sobrinitos cantando y bailando
- Nos fuimos

Realmente estuvo muy tranquila, aunque yo me esperaba otra cosa, no sé... tal vez porque volé hasta Mty por esa comida para conocer a todos, mientras que muchos estaban ahí porque tenían que estarlo, pero la pasé muy bien.

Después de un rato... fiesta! :

Mi prima y yo llegamos a la casa, para esto eran como las 6pm. Pasó media hora y alguien pasó por nosotros, y fuimos a una reunión tranquila, agusto, con buenos tragos.

Pasaron las horas y dieron las 11, y fuimos a otra fiesta (para esto, era ley seca, pues fue el fin de semana de las elecciones... pero ahí dentro era más bien ley húmeda). Al igual que en puebla, yo no suelo bailar, pero cooooomo bailé esa noche, jajaja, viejito-style o no, no me importa!, la pasamos Re Chido.

Regresamos un poco tarde a la casa mi prima y yo, y para acabarla, nos dio hambre y fuimos por unos tacos, en donde como diría Daddy Yankee, "salió el sol", osea nos amanecimos, y regresamos a casa.

Muy buena noche.

Día 4, Domingo, día familiar y museo

Otro resumen (ni modo, ando quemando esa palabra): Fuimos al museo de la fundidora, o mejor llamado El Horno 3, y conocimos todo el proceso que se llevaba a cabo para la fundición de ciertos metales.

Estuvo muy interesante, y tomé algunas fotos, pero ¿Para qué meterme en detalles?, las fotos dicen más :






Afuera había un parque en donde SÍ dan ganas de caminar (igual hacen falta lugares así en TJ).

Prima y yo


Básicamente ese fue el domingo. Más noche, mi prima y yo planeamos algo en Chipinque para el día siguiente.

Día 5, el día siguiente. Día de "LA M"

Nos levantamos temprano, y a las 9:30AM estábamos listos para una odisea de 8km (4 subida, 4 bajada... obviamente) para llegar a LA M, uno de los puntos más altos de la montaña de Chipinque, en donde presumían quense tenía una vista increíble de la ciudad.

Para nuestra buena/mala suerte, nos tocó un día nublado. Buena suerte porque no nos acaloramos en la subida, y mala porque con nubes la vista no era la misma.


¿Quiénes subimos? Mi prima, sus 2 primas, una amiga suya, y yo. Bendito entre regias.

Para esto, tuvimos que fingir que ya conocíamos la ruta, porque si no, no tenías acceso... claro que dimos una vuelta de 700m al principio, y regresamos al mismo lugar, pues se nos pasó la entradita. Ya de ahí nos dejamos guiar por el instincto, y encontramos la vereda correcta (el instincto eran unos letreros apuntando el camino).



Dato curioso: vimos a otra osa y sus 2 osesnos otra vez, estuvo increíble... otra vez.

Llegamos a la cima! y la vista era buena, el piknik fue bueno, la compañía era buena, todo era bueno, la pasamos genial. Algunas fotitos:






Fácil subir, no tan fácil bajar. Como en toda guerra, unos caen en batalla, otros no, pero como buenos compatriotas, nos apoyamos, y bajamos a salvo, sucios y con raspones... heridas de guerra.

Piedras dificultaban la bajada.


Llegamos muertos a la casa, y aunque queríamos dormir,  con las reservas fuimos a un tipo centro cultural, en donde cantó una amiga de mi prima, en donde la pasamos agusto, y después fuimos a caminar a un parque, en donde probé los famosísimos Tosti-elotes , así es, en Mty no existen los Tostilocos. Elotes con tostitos... no estaban malos, para qué mentir.

Ese fue el lunes deportivo y cultural, y regresamos a dormir como piedras, para el día siguiente regresarme a TJ.

Fue un excelente viaje a Mty, y me quedaron ganas de regresar, así que probablemente lo haré.

Día 6, Martes

Aeropuerto - Tijuana

Fin

jajaja

No hay comentarios:

Publicar un comentario